Educacion Infantil (3-6 años)

Sabemos que en los seis primeros años de vida el cerebro experimenta el mayor potencial de desarrollo, por lo que ponemos todo nuestro esfuerzo en procurar que en la etapa de Educación Infantil, se consoliden bien las bases de los futuros aprendizajes escolares.

Hemos apostado por un proyecto de ciclo innovador, basado en la teoría de las INTELIGENCIAS MÚLTIPLES aplicadas a la educación, que nos permita sacar lo mejor de cada alumno y dar el mayor número de posibilidades de éxito a cada uno de ellos.

A través de PROYECTOS DE COMPRENSIÓN, en los que siempre aparecerán integradas las tres áreas del currículo, fomentamos la motivación, la cultura de pensamiento, la participación de las familias en la vida escolar, así como el trabajo cooperativo tanto a nivel de aula, como de ciclo y de colegio. Porque la escuela tiene que PREPARAR PARA LA VIDA y en la vida real nuestros alumnos tendrán que pensar lo que van a hacer, planificar el trabajo, preparar el material, buscar los recursos y ayudas necesarias para realizarlo, idear cómo lo van a exponer y evaluar los resultados del mismo (potenciando la toma de decisiones, la autonomía, la autoestima, el compartir, el saber ceder, el aceptar y valorar al otro...).

Por otro lado, la lecto-escritura y la lógica-matemática son instrumentos fundamentales para la adquisición de todas estas competencias, y si estas áreas instrumentales no se manejan bien, difícilmente se puede llegar a conseguir LA COMPETENCIA GLOBAL que sería la que todos los alumnos deberían haber conseguido al terminar su escolarización.

Utilizamos el Proyecto EntusiasMat, basado en el juego y la manipulación que ofrece la posibilidad de comprender un concepto matemático desde ocho perspectivas diferentes (las ocho inteligencias).

Trabajamos la lecto-escritura bajo un enfoque constructivista, empezando por una lectura globalizada, para continuar descubriendo la relación fonema-grafema y terminar asociándolos con relativa velocidad, hasta llegar a la comprensión de lo que se lee.

Y todo ello bajo el prisma del evangelio, que empapando nuestro quehacer diario, nos inspira para formar alumno autónomos, dueños de un pensamiento crítico y creativo y, que desde la libertad, sean capaces de comprometerse en la tarea de mejorar el mundo en que les toque vivir, siguiendo el mensaje de Jesús.